Mensaje presidencial: Agosto de 2020

Holger Knaack
Presidente 2020-21

Agosto de 2020

En el 2020, hemos sido testigos de profundos cambios: desde una pandemia mundial hasta un renovado llamado a la justicia social. Estos acontecimientos nos recuerdan que vivimos en un mundo en constante cambio y Rotary es un reflejo de ese mundo.

Debemos estar preparados a escuchar y adaptarnos, siempre conforme a nuestros valores fundamentales de servicio, compañerismo, diversidad, integridad y liderazgo. Si ponemos en práctica estos valores y aplicamos La Prueba Cuádruple a todos los aspectos de nuestra vida, estaremos preparados para liderar en todo momento.

Estoy orgulloso de nuestra capacidad de adaptación. Rotary no se ha detenido frente a esta pandemia. Nos reunimos en línea y encontramos nuevas formas de servir. Transformamos la Convención de Rotary International 2020 en Honolulu en nuestra primera convención virtual. Cada semana, demostramos que las reuniones de Rotary son flexibles y se realizan en cualquier lugar: de la manera tradicional, por teléfono celular o a través de la computadora. Rotary nos ofrece la posibilidad de conectarnos en cualquier momento y seguirá haciéndolo.

Algunos me han manifestado incluso que disfrutan, más que antes, la combinación de nuestras reuniones en línea y presenciales. ¿Cómo podemos beneficiarnos de este impulso y aprovechar la oportunidad de aceptar el cambio para que Rotary siga teniendo éxito en su labor?

Considero que el apoyo a nuevos tipos de clubes es decisivo. Ya no son únicamente experimentos, sino una realidad para Rotary. Además de los clubes tradicionales, tenemos ciberclubes, clubes Rotaract, clubes centrados en una causa y clubes pasaporte. Esta diversidad nos ayuda a que Rotary sea más inclusivo, flexible y atractivo para los nuevos socios. Visita estos clubes, intercambia ideas, colabora con ellos y promuévelos entre sí y en la comunidad.

Todos estamos de acuerdo en que tenemos que contribuir al crecimiento de Rotary, pero a veces quedamos atrapados en el juego de los números y perdemos de vista el panorama general. Después de todo, el crecimiento de la membresía no tiene sentido si el próximo año esos nuevos socios abandonan nuestros clubes. Contribuyamos al crecimiento sostenible de Rotary. Las opciones flexibles de participación en Rotary involucrarán a los socios y mostrarán a la comunidad cómo nos diferenciamos de cualquier otra organización. Celebremos que ahora Rotary no se centra tanto en las reglas, sino más bien en reunirse de una variedad de formas, además de las reuniones tradicionales.

Recomiendo que cada club celebre una reunión anual de estrategia para preguntar, y responder honestamente, si estamos haciendo todo lo que podemos por nuestros socios y si el club es un reflejo de la comunidad a la que sirve. Estamos adoptando este enfoque también a nivel internacional. Estoy orgulloso de que seis mujeres integren la Directiva de RI este año; la mayor cantidad que hemos tenido jamás. Mantengamos a Rotary en esta dirección a todo nivel. Necesitamos más perspectivas y mayor diversidad para que Rotary tenga éxito.

Es fascinante imaginar cómo encontraremos nuevas formas de adaptarnos y mantenernos activos este año y en el futuro. Pero también me inspira lo que no ha cambiado y nunca lo hará en Rotary: la amistad, el establecimiento de contactos, la ética y el servicio. Ciertamente, estos son los valores que hacen que Rotary sea atractivo para todos.

Como dijo nuestro fundador, Paul Harris, tenemos que ser revolucionarios en algunas ocasiones. Ahora es el momento. Rotary abre oportunidades, incontables oportunidades para que aceptemos el cambio que nos fortalecerá mientras nos mantenemos fieles a nuestros valores fundamentales.



Julio de 2020

Este no parece un buen momento para el optimismo, pero tiene que serlo. Mucho antes de que se fundara Rotary, el mundo hubo de enfrentarse a grandes crisis que pusieron a prueba la capacidad de la humanidad para progresar y perdurar. En la era de Rotary, el mundo sufrió muchas más catástrofes; sin embargo, hemos sobrevivido, y en cada paso del camino, Rotary ayudó al mundo a sanar.
Cada gran desafío presenta una oportunidad para la renovación y el crecimiento. En la Asamblea Internacional de San Diego revelé el lema Rotary abre Oportunidades justo cuando comenzaba la crisis de COVID-19, pero estas son palabras en las que creo desde hace muchos años.

Rotary no es sólo un club al que te unes, sino una invitación a un sinfín de oportunidades. Creemos en la creación de oportunidades para los demás y para nosotros mismos. Creemos que nuestros actos de servicio, grandes y pequeños, generan oportunidades para las personas que necesitan nuestra ayuda. Asimismo, creemos que Rotary abre oportunidades para que vivamos una vida más rica y significativa, con amigos de todo el mundo, basada en nuestros valores fundamentales.

Los gobiernos e instituciones están adquiriendo un mayor aprecio por los tipos de alianzas en el campo de la salud pública que son fundamentales para nuestra labor. Las personas que vieron forzadas a permanecer en sus hogares, deseosas de disfrutar de mayores conexiones y de ayudar a sus comunidades, están ahora adoptando los valores que Rotary promueve desde el momento de su fundación.

Todo esto es positivo; sin embargo, sólo porque haya más oportunidades que nunca para que Rotary prospere no garantiza que logremos el éxito. El mundo cambia rápidamente y lo hacía incluso antes de que ocurriera esta crisis. La gente había comenzado a abandonar las reuniones ordinarias a la hora del almuerzo para celebrar reuniones en línea. Las amistades se cultivaban y revivían en las redes sociales incluso antes de que la mayoría de nuestras reuniones se llevaran a cabo en Zoom y Skype. Las generaciones más jóvenes tienen un fuerte deseo de servir, pero se preguntan si podrían desempeñar un papel significativo en organizaciones como Rotary o si podrían alcanzar un mayor impacto estableciendo diferentes tipos de conexiones. Ahora es el momento de poner toda la carne en el asador, probar nuevos enfoques y preparar a Rotary para el futuro.

La crisis planteada por la COVID-19 nos ha obligado a todos a adaptarnos. Esto es bueno, y nuestro nuevo Plan de Acción nos pide específicamente que incrementemos nuestra capacidad de adaptación. Pero la adaptación no es suficiente. Si queremos enfrentar los desafíos de esta nueva era y disfrutar del Rotary que el mundo necesita tan desesperadamente, necesitamos cambiar dramáticamente.

Este será nuestro mayor desafío, no sólo en el próximo año sino en el futuro. De nosotros depende rediseñar el Rotary para estos nuevos tiempos: abrazar de todo corazón las ideas, la energía y el compromiso de los jóvenes deseosos de encontrar una salida para su idealismo. Debemos convertirnos en una organización totalmente inmersa en la era digital, no una que solo se limite a buscar fórmulas para continuar haciendo en línea lo que venía haciendo desde siempre.

El mundo necesita a Rotary ahora más que nunca. De nosotros depende asegurarnos de que Rotary abra oportunidades para las generaciones venideras.

 

FUENTE:  Rotary.org

 

Compártelo en las redes sociales:

Comments are closed.

NEWSLETTER