PÍLDORA Nº 49 ¿Cómo afectará la Covid-19 al voluntariado?

Comité Distrital de Servicios a la Comunidad

En las últimas semanas hemos tratado explícitamente temas relacionados con el voluntariado, tema que ha aparecido de forma tácita en la práctica totalidad de las Píldoras anteriores. Como conclusión de este tema, hoy vamos a reflexionar sobre cuál es el futuro del trabajo voluntario en un escenario tras la aparición de la Covid-19.

En términos generales, el voluntariado, entendido como una fuerza estable de personas que dedican parte de su tiempo libre a ayudar a los demás con su trabajo, sus conocimientos y sus capacidades, de forma gratuita, está integrado mayoritariamente por personas mayores de 60 años, que ya no están en activo en sus profesiones y por lo tanto disponen de tiempo libre para dedicar a los demás. No debemos olvidar sin embargo a los más jóvenes, que dedican también su poco tiempo libre, incluidas vacaciones, a trabajar para los demás.

Durante estos últimos meses hemos vivido una situación gravísima, que sin duda va a influir decisivamente en nuestras vidas y que va a generar cambios en profundidad que ahora mismo apenas somos capaces de vislumbrar. Lo que sí que parece evidente es que, por una parte, una situación de crisis profunda va a generar mayores necesidades en colectivos vulnerables, que hasta ahora no lo eran, o al menos no de forma explícita. En términos generales podemos prever que nos encontraremos ante una situación en la que, de forma permanente, aumentarán las necesidades de ayuda y disminuirán las capacidades para ayudar.

Por otra parte, la consideración de las personas por encima de 65/70 años como población de riesgo frente a la Covid-19, va a disminuir las posibilidades de este colectivo en tareas de voluntariado presencial, que por su mayor contacto con determinados colectivos podría verse afectado por mayor riesgo de contagio; pero esta circunstancia puede propiciar la aparición de nuevas formas de voluntariado con soporte telemático.

Un estudio llevado a cabo en nuestro país por la Fundación Lealtad a lo largo de este pasado mes de mayo revela que el 47% de los voluntarios que habitualmente colaboran en las entidades del Tercer Sector, no han podido trabajar durante el confinamiento, por ser población de riesgo; así mismo, mientras el 70% de las entidades de servicio ven disminuir sus ingresos durante el primer semestre de 2020, la demanda de servicios -de beneficiarios, en definitiva- aumenta un 31%.

Esto va a obligar sin duda a un replanteamiento en términos de gestión por parte de las entidades del Tercer Sector, en especial de aquellas que manejan presupuestos por debajo del millón de Euros y que representan aproximadamente el 54% del sector, en el sentido de mejorar su eficiencia, para competir por unos recursos limitados, así como reinventando la función del voluntariado, como apuntábamos más arriba.

Esta nueva situación hace conveniente que desde nuestros Clubs analicemos con mayor rigor si cabe, a qué entidades prestamos nuestra ayuda, que ésta sea sostenible (tal como dice Rotary) y que aportemos nuestra cuota de trabajo voluntario para estos proyectos.

Si tienes cualquier duda o sugerencia, contacta con el Comité Distrital de Servicios a la Comunidad; Enric López Milà (presidente) 📬 e.lopezmila@rotary2202.org 📞639023275 y te ayudaremos.

Compártelo en las redes sociales:

Comments are closed.

NEWSLETTER