Evento reúne a Becarios pro Paz y ganadores del Premio Nobel de la Paz

Por Summer Lewis, Becaria de Rotary pro Paz y coordinadora de la alianza entre Rotary y el Instituto para la Economía y la Paz

No es frecuente celebrar el Día Internacional de la Paz (21 de septiembre) rodeado de más de 30 galardonados con el Premio Nobel de la Paz y 1200 jóvenes paladines de la paz. Pero gracias a mi red de contactos con Becarios de Rotary pro Paz, pude hacerlo y participar junto a 30 rotaractianos, rotarios y becarios pro Paz de Estados Unidos, México y Colombia en la 17° Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz.

La exbecaria Lauren Coffaro, directora de los programas internacionales de PeaceJam Foundation y yo nos conocimos en 2014 y nos volvimos a encontrar en la Convención de Rotary International celebrada en Hamburgo (Alemania). Su organización conecta a ganadores del Premio Nobel de la Paz con la juventud y ella me contó sobre la Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz que se celebraría en Mérida (México), muy cerca del lugar donde vivo. Ella me invitó a mí y a otros quienes participan en Rotary y en los talleres de Paz Positiva del Instituto para la Economía y la Paz (IEP) a participar. Esta sería una oportunidad para que los jóvenes paladines de la paz aprendan de algunos ganadores del Premio Nobel de la Paz y conozcan a otras personas que también trabajar para lograr la paz.

Tenía menos de dos meses para organizar la participación de 30 delegados de tres países. Comencé contactando a becarios de Rotary pro Paz, rotarios y aliados del IEP, quienes participaron en los talleres de Paz Positiva realizados en México y Colombia: Jorge Meruvia, Carlos Juarez, Amparo Buendía, and Rigo Ciceri. Ellos me ayudaron a buscar brillantes jóvenes constructores de la paz quienes deseaban participar en la Cumbre y hacer presentaciones sobre la Paz Positiva en sus comunidades.

Pilares de la Paz Positiva

Además de los galardonados con el Premio Nobel de la Paz, a la Cumbre asistieron varias personalidades internacionales. Ellos hicieron presentaciones frente a miles de asistentes, describiendo cómo la paz se intersecta con géneros, las artes, el desarrollo económico, el turismo y mucho más. Una de las mejores características de la Cumbre fue el programa intensivo para la juventud. Predicando con el ejemplo, nuestros delegados trabajaron directamente con los galardonados mientras creaban redes de contactos y colaboraban con otros constructores de la paz.

Delegada colombiana, Catalina Gutiérrez deja su “Huella por la Paz”

Nuestra delegación puso en acción la capacitación recibida en los Talleres de Paz Positiva organizando un taller interactivo, al que asistieron 80 personas, sobre los Pilares de la Paz Positiva y cómo estos pilares se cruzan con nuestra vida cotidiana.

“Pasamos de ser estudiantes a maestros de la Paz Positiva y compartimos con el resto de los asistentes a la Cumbre la manera de crear Paz Positiva en sus propias comunidades”, señaló Selene Esquivel, rotaractiana y participante en el taller de Paz Positiva realizado en México en 2019.

El poder de la conexión

La oportunidad de conectar a los jóvenes líderes con los ganadores del Premio Nobel de la Paz y otros constructores de la paz no ocurre a menudo. Pero habla del poder que tiene Rotary para unir a personas comprometidas con una causa común.

La paz no es algo que se reduzca a los líderes jóvenes, rotaractianos o becarios de Rotary pro Paz, es algo que todos los rotarios pueden apoyar. Por eso existe la alianza entre Rotary y el IEP: para proporcionar herramientas que los miembros de Rotary puedan utilizar para tomar medidas en torno a la Paz (Positiva).

En palabra de los galardonados con el Premio Nobel de la Paz: “Todos pueden marcar la diferencia, nuestras acciones diarias importan.

Tú puedes convertirte en un paladín de la paz en tu comunidad. Comienza por unirte a la Academia de Paz Positiva de Rotary.

Fuente: Las voces de Rotary

Compártelo en las redes sociales:
NEWSLETTER