Rotarios italianos utilizan su experiencia para ayudar en la vacunación contra la COVID-19

La iniciativa “We End COVID” aprovecha las diversas habilidades de los voluntarios para apoyar la campaña de vacunación en la región italiana de Verona

Por Ryan Hyland

 

Riccardo De Paola sabía que a medida que aumentara el suministro de dosis de la vacuna contra la COVID-19 en Italia, se necesitarían más personas para administrarlas y dotar de personal a los centros de vacunación. Por ello, se puso en contacto con los directores médicos de la región de Verona para saber cómo podían ayudar los clubes rotarios, y comenzó a movilizar una fuerza de voluntarios que desde entonces se ha convertido en uno de los principales colaboradores gubernamentales.

De Paola, exgobernador del Distrito Rotario 2060 (Italia), dice que la docena de directores médicos con los que habló a finales de 2020 repitieron el mismo estribillo: Necesitaban desesperadamente ayuda de voluntarios para poner en marcha los centros de vacunación. De Paola se coordinó con el actual gobernador del distrito, Diego Vianello, para reclutar voluntarios entre los 91 clubes rotarios de la región.

“Nuestros socios ejercen muchas profesiones y cuentan con conocimientos profundos y diversos. Queríamos que nuestros voluntarios utilizaran sus habilidades de la mejor manera posible”, dice De Paola, socio fundador del Club Rotario de Marco Polo Passport D2060, que se constituyó en julio de 2020 con el propósito específico de llevar a cabo servicios relacionados con el coronavirus.

 

El Distrito Rotario 2060 (Italia) creó un grupo de trabajo para abordar la COVID-19 y coordinó a cientos de socios para que se ofrecieran como voluntarios y utilizaran su experiencia en docenas de centros de vacunación. La campaña “We Stop COVID” ha sido adoptada por otros distritos rotarios de Italia.

 

Una semana después de la convocatoria inicial de voluntarios hecha en enero de 2021, se presentaron más de 150 rotarios y rotaractianos. El grupo incluía varios médicos, enfermeras y paramédicos tanto en ejercicio como jubilados. Los voluntarios fueron vacunados y capacitados en protocolos sanitarios específicos, que varían de una ciudad a otra.

Algunos voluntarios tuvieron que contratar un seguro para poder administrar la vacuna. Un grupo de trabajo creado por De Paola y Vianello trabajó con corredores de seguros para obtener cobertura para cuatro médicos jubilados a un costo aproximado de USD 300 cada uno. El grupo de trabajo también estableció un grupo de abogados voluntarios para revisar los acuerdos entre varios municipios y los voluntarios, proporcionando apoyo legal cuando fuera necesario.

“Incluso teníamos un socio que es un notario profesional que podía certificar los papeles y documentos del seguro”, añade De Paola. “No sólo aportábamos voluntarios, sino nuestra organización, nuestros recursos, nuestra experiencia y nuestra fiabilidad”.

Nuestros socios ejercen muchas profesiones y tienen conocimientos profundos y diversos. Queríamos que nuestros voluntarios utilizaran sus habilidades de la mejor manera posible.

Riccardo De Paola
Socio de Rotary

Los socios suelen formar grupos de cuatro para trabajar en un turno de mañana o de tarde, registrando los nombres de los pacientes en una base de datos, coordinándose con otros voluntarios y, si están cualificados, administrando las vacunas.

Impresionados por la rapidez y eficacia de la movilización de los rotarios, las autoridades médicas de Verona encargaron al distrito rotario todas las actividades relacionadas con los voluntarios para la vacunación contra la COVID-19 en la región, incluida la programación de los pacientes, la asignación de los turnos y la presentación de los datos.

De Paola dice que el director de sanidad de la ciudad de Treviso atribuyó a Rotary la posibilidad de aumentar el número de vacunaciones y elogió a los socios de Rotary por ayudar a los funcionarios a alcanzar un objetivo increíblemente importante.

La lista de voluntarios del grupo de trabajo ha aumentado a más de 400 personas, lo que representa miles de horas de trabajo, y como resultado se ha vacunado a más de 100 000 personas en la región, dice De Paola. Se espera que estas cifras aumenten considerablemente cuando Italia finalice su actual confinamiento, desencadenado por un repunte mortal de casos de COVID-19 a principios de febrero.

Estos esfuerzos han sido adoptados por todos los distritos rotarios de Italia. Inspirados en la campaña “End Polio Now” de Rotary, De Paola y Vianello llaman a su iniciativa “We End COVID”. Todos los voluntarios de los centros de vacunación, incluidos los que no son socios, llevan insignias y pins de “We End COVID” con la marca Rotary.

Vianello afirma que la participación de Rotary en este esfuerzo histórico ha aumentado en gran medida el conocimiento de la organización por parte del público.

“‘We End COVID’ nos ha dado un gran impulso. Las comunidades están viendo el impacto que genera Rotary”, dice. “Nuestros clubes ahora están llenos de energía”.

 

FUENTE:  Rotary.org

 

Compártelo en las redes sociales:

Comments are closed.

NEWSLETTER