Así es como Rotary cambió mi carrera

Por Thineskumar Asokokumara, expresidente del Club Rotario deSubang (Malasia)

En junio, mi empresa decidió llevar a cabo entrevistas para cubrir la vacante de gerente de nuestro centro de asistencia técnica en Kuala Lumpur. La mía es una compañía de más de 2000 empleados que cotiza en el NASDAQ y está valorada en muchos millones de dólares. La entrevista no era poca cosa ya que un panel de cuatro personas, incluido nuestro vicepresidente senior, se encargaría de juzgar a los candidatos. De no ser por Rotary, yo ni siquiera habría considerado la posibilidad de presentarme.

Al comienzo, yo era no era uno de los principales candidatos al puesto. Varias de las personas que se postularon tenían más experiencia y llevaban en la compañía más tiempo que yo. Algunos de ellos habían trabajado en nuestra empresa desde el momento de su fundación. Yo no era rival para ellos.

Inicialmente decidí solicitar el puesto sólo para dar a conocer mi presencia en la organización y obtener visibilidad y experiencia. Entonces no sabía que mi participación en Rotary me convertiría en un verdadero contendiente.

Durante la entrevista, además de hablar sobre mi formación académica y mis conocimientos técnicos, compartí con los integrantes del panel las muchas maneras en que había participado en las actividades de mi club y la experiencia que había adquirido gracias a ello. También expliqué cómo había crecido tanto personal como profesionalmente. Las cualidades de liderazgo que Rotary me ha inculcado me han hecho una mejor persona tanto en el trabajo como en mi hogar. Además, pude dirigirme con confianza al panel cuando llegó el momento de presentar mis ideas sobre cómo dirigir el equipo para que lograse las metas y objetivos establecidos por la gerencia.

La propia reputación de Rotary añadió credibilidad a mi presentación y el panel quedó impresionado. Sus integrantes calificaron mi presentación como “fabulosa” y “la mejor”. Aunque comencé el proceso como un candidato con pocas posibilidades, lo concluí orgulloso, convencido de las muchas maneras en que Rotary me ha hecho una mejor persona.

Ahora soy gerente de la oficina de asistencia técnica de mi organización en Kuala Lumpur. Esto no hubiera sido posible sin que Rotary me hubiera convertido en la persona que soy hoy. Rotary continúa enseñándome valiosas lecciones a medida que desarrollo mis habilidades personales y profesionales.

Esta es mi historia rotaria. ¿Cuál es la tuya? #RotaryStory.

Compártelo en las redes sociales:
NEWSLETTER