Apasionada por la erradicación de la polio

Por Deli Levi-Jensen, Club Rotario de Herning International (Dinamarca)

Tras trasladarme de Israel a Dinamarca, sentí que a mi vida le faltaba algo. Si bien tenía éxito en mi profesión y contaba con una gran familia y muchos amigos, advertí que para alcanzar una vida plena necesitaba contribuir a una causa social de mayor alcance.

Mi suegro es rotario y me sugirió que me afiliara. Yo pensaba que Rotary era una organización integrada por hombres viejos que se reunían para hablar de sus cosas y fumar cigarros. Ese mismo año, durante una visita a Israel, comencé a sentir curiosidad. En 2013 se detectó el poliovirus en el sur de Egipto y vi en los periódicos fotografías de largas filas de niños esperando para recibir la vacuna oral contra la polio. Advertí que las personas que las administraban no eran médicos sino personas con chalecos amarillos. Luego descubrí que esos voluntarios eran rotarios.

 

 

Eso me llegó al corazón. Ya había encontrado la causa a la que dedicarme. Cuando volví a Dinamarca comencé a colaborar con grupos de residentes extranjeros para fundar un club internacional de habla inglesa. He hecho muchas amistades gracias a Rotary y disfruto enormemente de mi afiliación. Este año espero hacer más amistades de por vida durante la Convención de Rotary en Hamburgo.

No podía dejar que el deseo de contribuir a la erradicación de la polio muriera en mí por lo que decidí encargar pulseras para niños con el mensaje “Bye Bye Polio”. Mediante esta y otras iniciativas para la captación de fondos logramos un gran éxito. Mi siguiente actividad consistió en convertirme en oradora. Preparé una presentación que puedo ofrecer a los clubes rotarios que deseen informarse sobre las actividades para la erradicación de la polio en las que participan Rotary y sus colaboradores, así como de las razones por las que necesitamos seguir captando fondos para la causa. Es algo por lo que siento pasión.

Fuente: Las Voces de Rotary

Compártelo en las redes sociales:
NEWSLETTER