La doble membresía beneficia el apoyo mutuo entre Rotaract y Rotary

 

Por Paula Rodríguez

Mi nombre es Paula Rodríguez, tengo 30 años y soy socia del Club Rotario de Tacuarembó, Distrito 4970 (Uruguay).

Desde el 10 de octubre de 2010, hasta el 30 de junio de 2017 fui Rotaractiana, con la particularidad de que el 15 de julio de 2016 obtuve mi doble membresía, terminando mi vida Rotaractiana ya habiendo dado el “siguiente paso”.

 

Realmente a partir de ese momento comencé a vivir esta institución de una manera mucho más intensa.

Por supuesto que tener dos reuniones semanales y las actividades duplicadas conlleva mucha dedicación y esfuerzo, pero poder realmente ser el nexo y la unión entre mi club Rotaract y mi club Rotario fue sumamente gratificante. Al asistir a ambas reuniones logré funcionar como fuente de información, y el apoyo mutuo mejoró (si bien, en nuestro caso ya era muy bueno).

 

Tener esta posibilidad hizo que pasar a ser solo Rotaria sea mucho más fácil. Es como acelerar el proceso de adaptación, y seguir aportando a Rotaract pero desde otro lugar.
Siento que pasar a Rotary, en parte, es una forma de seguirle demostrando nuestro amor a Rotaract, y eso fue uno de mis grandes motivos al aceptar este nuevo desafío.

Y no quisiera dejar pasar esta oportunidad sin animar a todos los clubes Rotarios a que inviten a Rotaractianos a formar parte de sus clubes de esta manera, y decirle a los Rotaractianos que sí vale la pena, que es una hermosa experiencia.

¡No dejen de intentarlo! ¡No se queden con la duda! Es la única manera.

¿Quieres colaborar con nuestro blog? Envía ideas, sugerencias de publicaciones o una historia personal relacionada con Rotary a globalcommunications@rotary.org

 

FUENTE:  Las voces de Rotary

 

Compártelo en las redes sociales:
NEWSLETTER